La defensa de Puerto Argentino

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

2 de Abril

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

Infantería de Marina ARA

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

Ejército Argentino

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

Royal Navy

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

martes, 16 de enero de 2018

Fallece el condecorado Capitán (Médico) Rick Jolly

Malvinas: falleció único condecorado por Argentina y Gran Bretaña

Rick Jolly era médico de la marina británica. Atendió a más de mil heridos de ambos países.
Los Andes



Falleció a los 71 años de edad el recordado médico de la Marina británica, el capitán Rick Jolly, único veterano de la Guerra de Malvinas en 1982, que fue condecorado tanto por Reino Unido como por Argentina por su valiosa tarea

Originario de Cornualles, en el extremo suroeste de Inglaterra, Jolly fue durante el conflicto armado el alma del hospital de campaña de Ajax Bay en el cual fueron atendidos heridos de ambos bandos

La BBC recordó que logró salvar "a todos los militares británicos heridos" puestos bajo su asistencia y también a muchos argentinos, gracias a la abnegación propia y de su personal

Se estima que por la instalación a su cargo pasaron cerca de mil heridos

Llamado simplemente "Doc", Jolly escribió algunos libros tras volver a su país luego de la guerra

"Fue un hombre increíble, sin sus impresionantes capacidades de organización los otros médicos y cirujanos no lo hubieran logrado. Le debo la vida como muchos otros", recordó el veterano británico Simon Weston.

domingo, 14 de enero de 2018

Desarrollo de armas antiaéreas navales en la Royal Navy

Armas navales antiaéreas británicas - Una breve historia

Naval Air History



La amenaza que los aviones podían representar para los buques de guerra se reconoció casi tan pronto como el vuelo de ala fija se hizo realidad, y mucho antes de que cualquier arma útil pudiera ser transportada al aire. En la reunión de aviación Harvard-Boston de la Harvard Aeronautical Society en septiembre de 1910, el contorno de un barco de guerra se trazó en el suelo y los aviadores presentes intentaron marcar "ojos de buey" con yeso de las bombas de París al golpear los contornos de los embudos marcado dentro del 'barco'. De hecho, fue posible que los pilotos de las máquinas Bleriot, Farman y Curtiss presentes arrojaran sus bombas por los embudos del barco facsímil desde una altura de alrededor de 100 pies.

Esto llevó al teniente C. A. Blakely de la Marina de los Estados Unidos a sugerir que "podría explotarse una especie de bomba pirotécnica a gran altura" para la futura defensa de los buques de guerra contra los aviones.

A pesar de esta demostración, la Royal Navy prestó relativamente poca atención al armado de sus naves contra los aviones en los años previos a la Primera Guerra Mundial. Los acorazados Dreadnought y los cruceros de batalla del período de la PGM generalmente estaban armados con dos cañones Mk1 de disparo rápido BL 3 en 3 con un montaje que podía elevarse hasta 90 °. Estos tenían un alcance de 11.200 yardas a 45° de elevación, y solo eran útiles contra aviones de ala fija, ya que los zepelines volaban demasiado alto. De hecho, cuando se vio un zepelín de reconocimiento cerca de la Gran Flota la mañana después de la Batalla de Jutlandia, los acorazados trataron de derribarlo con su armamento principal de cañones de 12 en 15 pulgadas.


3in Quick Firer en el crucero de batalla HMAS Australia


La potencia de los aviones con respecto al transporte aumentó drásticamente durante la Primera Guerra Mundial: incluso se planeó un ataque de un avión torpedo lanzado por un portaaviones contra la Flota Alemana de Alta Mar, aunque la guerra terminó antes de que la misión pudiera ser montada. El RN le había encargado a Vickers que ampliara su pistola de disparo rápido alimentada por correa de 1pdr para disparar una bala de 2 libras, como un arma antiaérea para cruceros y embarcaciones más pequeñas.

Sin embargo, con el fin de la guerra, la Royal Navy perdió cualquier sentido de urgencia para mejorar las defensas de sus barcos contra el ataque aéreo. El HMS Warspite, por ejemplo, retuvo las dos armas 3pdr como su única defensa antiaérea hasta 1927, cuando las armas fueron reemplazadas por unas simples cuatro cañones 4pdr y un pequeño número de ametralladoras de calibre de rifle. Aunque se ordenó un nuevo cañón antiaéreo en 1923, el QF 2pdr Mark VIII no comenzó a entrar en servicio hasta 1930. Esta arma se convertiría en el icónico arma antiaérea naval de la Segunda Guerra Mundial, conocida como el "pom-pom". 'después del sonido distintivo que hizo al disparar. El arma comenzó su vida, sin embargo, con un típico compromiso británico: estaba casi seguro diseñado para poder usar municiones de 2 libras de las que había un gran stock sobrante de la Primera Guerra Mundial. También se basó en el pensamiento que luego sería revelado como defectuoso.


El 'pompón' de 2 libras como rara vez se ve, como un solo barril. Montajes de cuatro, ocho o hasta 16 cañones eran más comunes


El "pom-pom" casi siempre se montó en monturas múltiples y esto al menos permitió que el número de cañones antiaéreos en los barcos de RN mejorara dramáticamente. En su reacondicionamiento de 1937, el Warspite fue equipado con 32 2pdrs en cuatro montajes de ocho cañones, así como cuatro cañones de 4 pulgadas de alto ángulo.

En este momento, en general había dos métodos por los cuales un barco podría intentar defenderse de un avión. El primero fue mediante la destrucción de cualquier aeronave que estuviese dentro del alcance, y el segundo fue impedir que las aeronaves se pusieran dentro del alcance. También había dos métodos para destruir o dañar un avión: el primero era golpearlo físicamente con un proyectil; el segundo era detonar un proyectil lo suficientemente cerca para herir al avión con metralla.

El 'pom-pom' fue pensado tanto como un elemento de disuasión como un arma por derecho propio. Se esperaba que al bombear un gran volumen de obuses al aire en una "cortina" alrededor de un barco o, más pertinentemente, un grupo de naves, ningún avión enemigo pudiera esperar sobrevivir dentro de la zona del bombardeo. Esto no era diferente a la teoría propuesta para aviones de bombardeo de día fuertemente armados que estaban destinados a defenderse entre sí y a sí mismos con fuego defensivo de ametralladora. La teoría demostró ser igualmente defectuosa. En cualquier caso, el pompón sufrió por la falta de una ronda de trazadores, lo que limitó tanto la capacidad de la tripulación para apuntar y el valor del arma como un elemento de disuasión. La velocidad cada vez mayor de los aviones significaba que el objetivo y la dirección precisos eran más importantes que nunca. Desafortunadamente, un director actualizado, el MkIV, no estaba disponible para el pompón hasta 1941, y muchas naves lucharon con el MkIII obsoleto.

Sin embargo, en 1939 se colocó una gran fe en la capacidad del 'pom-pom' para alejar a cualquier avión enemigo. Esto se demostró en el mes en que comenzó la guerra cuando los aviones de Ark Royal derribaron a un shadower de la flota, pero fueron demasiado tarde para evitar que se informara la posición de la fuerza de tarea. En lugar de rearmarse y lanzarse para enfrentarse a la fuerza de un bombardero enemigo, los aviones del transportista fueron derribados en los hangares y sus tanques se agotaron para protegerse del fuego. Uno de los cuatro Junkers Ju88 que encontró los barcos presionó su ataque a pesar del bombardeo de AA, y por poco perdió Ark Royal con una bomba de 1.000kg. Este incidente llevó a un replanteamiento, y en el futuro, el fuego antiaéreo se utilizó junto con los aviones cuando estaban disponibles.

Se han desarrollado o puesto en servicio otras armas antiaéreas en el período inmediatamente anterior a la guerra. Estos incluyen en un extremo del espectro, la obsoleta pistola de disparo rápido Hotchkiss 3pdr que data de la década de 1890, que se apretó apresuradamente a los montajes de alto ángulo y se instaló en buques mercantes y buques de guerra donde no había mejores armas disponibles. En el otro extremo del espectro, los primeros pasos tentativos con proyectiles de cohete se hicieron en la forma del Proyector no girado MkI, que disparó una batería de diez cohetes de 3 pulgadas disparando minas de paracaídas.


Un arma AA de emergencia, el cañón Hotchkiss QF de 3 libras puesta en servicio al comienzo de la Segunda Guerra Mundial

En enero de 1941, cuando HMS Illustrious y la flota del Mediterráneo occidental fueron atacados por una fuerza masiva de aviones alemanes e italianos en el Mediterráneo, una defensa combinada de aviones y cañones ayudó a evitar la pérdida del barco, aunque resultó gravemente dañado. Los pompones funcionaron bien, y se calculó que se dispararon más de 30,000 rondas con pocos problemas. Las defensas antiaéreas combinadas de la flota destruyeron cuatro Stukas Ju87 Stukas.


Aunque las fallas eran evidentes en el pompón de 2 libras al comienzo de la guerra, el arma continuó siendo producida durante toda la guerra como en este ejemplar de 1943.

Desafortunadamente, los aviones no estaban disponibles para el HMS Prince of Wales y HMS Repulse cuando las dos naves capitales fueron atacadas por una fuerza masiva de bombarderos y aviones torpederos. Los barcos pompones también se vieron obstaculizados por municiones que se habían degradado en el calor y la humedad de los trópicos. Los pompones del HMS Repulse derribaron dos aviones japoneses, pero el cañón automático Bofors más nuevo de 40 mm se hizo mejor con su mayor fiabilidad, munición trazadora y mayor alcance.


El autocañón de Bofors de 40 mm altamente efectivo y ampliamente utilizado, la variante Mk N1


La recámara del Bofors 40mm mostrando el clip de munición de 4 tiros

Los cañones automáticos como los Bofors suecos y el Oerlikon de diseño suizo más pequeño de 20 mm estaban en producción en Gran Bretaña, pero no estaban disponibles al comienzo de la guerra. Los Bofors comenzaron a estar disponibles a partir de 1942, y rápidamente se mostró como una mejora en el pompón. Las versiones navales británicas de WW2 disparaban rondas de clips de cuatro, y teóricamente podían mantener un índice de disparo de 120 disparos por minuto, aunque esto requería mucha destreza en la tripulación para reemplazar el clip cada dos segundos.

El Oerlikon era un arma efectiva de corto alcance y adecuada para montar en barcos livianos y costeros, como lanchas de rescate aire-mar y submarinos; de hecho, el peso de la ametralladora básica era más favorable que el de la ametralladora Browning de 50 pulgadas. Podía disparar hasta 500 proyectiles por minuto, desde las revistas que podían llevar hasta 60 rondas y estaba disponible para la RN en montajes simples y gemelos (armas derivadas de uso alemán montajes cuádruples de uso común). El proyectil de 20 mm fue capaz de penetrar la armadura de los aviones, a diferencia de las balas de la ametralladora calibre.


Cañón Oerlikon 20 mm en doble montaje


Cañón Oerlikon 20 mm en un solo soporte

El Oerlikon fue un arma exitosa, y en versiones muy desarrolladas todavía está en servicio, aunque en barcos más grandes tendía a ser suplantado por los Bofors debido a su mayor poder de detención. Esta característica fue de gran utilidad contra los ataques de Kamikaze en el Pacífico.

Desde antes de la Segunda Guerra Mundial, otra forma de fortalecer el armamento antiaéreo de los buques de guerra era hacer que el armamento secundario o incluso el armamento primario fueran de doble propósito, con monturas de alto ángulo y diferentes tipos de municiones disponibles para diferentes roles. Estas eran armas más pesadas que estaban destinadas más a destruir aviones a través de la detonación de un proyectil a una altitud específica, arrojando metralla a través de una amplia área.

La introducción de armas de doble uso ayudó a minimizar la cantidad de armamento antiaéreo especializado que los barcos debían llevar, y fue más eficiente en términos de la tripulación también. Las armas británicas de 4 pulgadas, 4.5 pulgadas y 5.25 pulgadas fueron montadas en buques de guerra con la defensa aérea en mente, así como funciones de apoyo de artillería antibuque y naval. La pistola BL 4.5in fue desarrollada como un arma de doble uso para portaaviones, para defenderse de ataques de destructores o torpederos y ataques aéreos, y luego se desarrolló con un montaje diferente para destructores que podían elevar hasta 55 °.



Una cañón Quick Firing MkIV de 4.5 pulg. En el montaje de la plataforma superior 'UD'


La recámara del cañón Quick Firing de 4.5 pulgadas, que podría cargarse con munición AA dedicada


Al final de la Segunda Guerra Mundial, el advenimiento de la potencia de los aviones jet significaba que los aviones volaban más alto y más rápido de lo que había sido remotamente posible solo unos pocos años antes. Las armas de cañón automático y de gran calibre de gran calibre siguieron desempeñando un papel importante, pero para ser realmente efectivas contra los reactores rápidos, era necesario un arma mucho más precisa y destructiva. El cambio de armas de fuego a misiles como el arma antiaérea naval predominante tuvo lugar en la década de 1960, el trabajo de desarrollo comenzó a finales de la década de 1940. Armas como el "Proyector no girado" se habían introducido antes de que la tecnología para guiar e impulsar un proyectil de cohete estuviera disponible. En la década de 1960, sin embargo, los motores de cohetes livianos y potentes y los sistemas de control por radio y radar habían hecho posible la defensa de misiles a bordo.

Los misiles Sea Slug y Sea Cat entraron en servicio con la Royal Navy en 1962. Estas eran armas dramáticamente diferentes. El Sea Slug era un proyectil grande de largo alcance con cuatro cohetes impulsores externos y guía de radar. Fue diseñado para montar una 'viga' que emana de la nave de lanzamiento, dirigida por su radar de control de fuego. Tenía un alcance de alrededor de 40 km y una altitud máxima de 23,000 m (alrededor de 75,500 pies). El lanzador era enorme, de unos nueve metros de longitud y, por lo tanto, solo podía instalarse en barcos más grandes. Los destructores de misiles de clase del condado fueron los principales buques para operar Sea Slug, y algunas de las armas todavía estaban en servicio por el conflicto de las Malvinas de 1982. A pesar de ser el estado de la técnica en la entrada en servicio, el Sea Slug estaba completamente obsoleto por la década de 1980 y no era adecuado para el estilo de combate experimentado en las Malvinas. Solo podía abordar aviones a una altitud relativamente alta y necesitaba una advertencia considerable. Se usó solo una vez en las Falklands en el papel de defensa aérea (aunque también se usó como misil de superficie a superficie y antirradar) y se ha sugerido que el lanzamiento del Sea Slug de HMS Antrim durante un ataque fue tan mucho para despejar rápidamente el lanzador en caso de que una bomba lo golpeara y detonara la ojiva.


El gran misil de largo alcance Sea Slug con sus cuatro cohetes de refuerzo agrupados alrededor de la nariz, junto a un misil de Sea Wolf de corto alcance posterior


El Sea Cat, por el contrario, era un arma pequeña de corto alcance diseñada para suplantar al cañón Bofors de 40 mm. Las versiones iniciales del Sea Cat fueron guiadas por control de radio, con un observador dirigiendo el misil hacia el objetivo, aunque las versiones posteriores contaron con asistencia de radar e incluso con orientación de radar completa. Su montaje llevaba cuatro misiles, y aún era lo suficientemente pequeño como para caber cómodamente en fragatas más pequeñas. El misil fue mejorado constantemente y en el conflicto de las Malvinas, se mantuvo como el principal arma antiaérea de muchos de los barcos más viejos y más pequeños, hasta la fragata Tipo 21.


El lanzador de cuatro misiles Sea Cat


Munición inerte de un Sea Cat


A pesar de ser un arma mucho más simple que Sea Slug, fue un poco más exitosa, con alrededor de 80 lanzamientos y la batería Sea Cat de HMS Plymouth responsable de una posible 'muerte' de una Daga Mirage V. Sin embargo, fue demasiado lento y no fue diseñado para el tipo de ataques de bajo nivel y altura de ola que caracterizaron a las Malvinas. Ahora ha sido reemplazado por el misil de corto alcance Sea Wolf mucho más preciso y completamente automático. Aunque hubo algunas fallas con la guía y el hardware de Sea Wolf durante la campaña de las Malvinas (tendió a confundirse por múltiples objetivos y la acumulación de sal en los lanzadores causó fallas) fue el sistema de misiles más exitoso durante el conflicto.

La noción de armas antiaéreas individuales ha venido siendo reemplazada con el tiempo por sistemas de armas: combinaciones de recolección de datos, detección de objetivos y control de incendios, lanzadores y las propias armas. El énfasis también se ha desplazado de la participación de aeronaves a cualquier amenaza en el aire, incluidos los misiles.

En la década de 1970, los esfuerzos para reemplazar la torpe Sea Slug estaban en marcha y en 1977 apareció Sea Dart. Era la principal defensa aérea de largo alcance para los destructores Tipo 42 y fue un avance significativo en los sistemas de misiles anteriores de la RN. El Sea Dart era supersónico, acelerado a través de la "barrera del sonido" por un motor de cohete sólido de primera etapa antes de que el motor de crucero Odin alimentado con kerosene se hiciera cargo. Sea Dart puede alcanzar velocidades de Mach 2.5 y puede atacar objetivos a más de 30 millas náuticas en una variedad de altitudes.


La cola de un misil Sea Dart lanzado por el HMS Coventry durante el conflicto de las Malvinas: se encontró saliendo de una turbera en Gran Malvina, y fue recuperado por un equipo Chinook


El primer cohete motor de un misil Sea Dart lanzado por el HMS Exeter, que derribó con éxito un avión argentino en 1982


Una munición completa de Sea Dart


Sea Dart y Sea Wolf serán reemplazados por Sea Viper, un sistema combinado con misiles de largo y corto alcance. El sistema promete una discriminación y un rendimiento del objetivo mucho mejores que incluso los sofisticados Sea Dart y Sea Wolf: actualmente es la principal defensa aérea de los nuevos destructores Tipo 45.

viernes, 12 de enero de 2018

Empresa británica amenaza con sacar petróleo de las islas

Firma británica sacará petróleo en Malvinas





Cronista

La compañía británica Rockhopper Exploration destacó ayer el "progreso sustancial" logrado en los últimos meses con su socia Premier Oil (del mismo origen) sobre diversos aspectos del proyecto Sea Lion, en la cuenca norte de las Islas Malvinas, y confió en lograr acuerdos para comenzar la etapa de desarrollo del yacimiento off shore a fines de este año.

El CEO de Rockhopper, Sam Moody, resaltó asimismo, en un informe para inversores en Londres, los avances en la estructuración financiera del proyecto y en las conversaciones con las autoridades inglesas del archipiélago.

La fase I de la futura explotación permitirá extraer, de acuerdo con el proyecto, 220 millones de barriles de hidrocarburos, mientras el desarrollo posterior de la fase II sumaría otros 300 millones de las reservas restantes en la licencia de Rockhopper, según la nota pública de la compañía británica.

Nota del administrador: Esta maniobra se hace desde hace años para que las acciones de esta empresas suban de cotización por un período.

jueves, 11 de enero de 2018

La ocupación de las Malvinas en 1833

El día que nos robaron las islas Malvinas

Algunos acusan a la Corona británica de "usurpación" y expulsión de los habitantes argentinos en islas Malvinas. Pero los europeos aseguran que no es cierto, y que se expulsó únicamente a una guarnición argentina enviada a las islas para imponer la soberanía argentina sobre un territorio británico soberano. El Gobierno argentino considera que el 03/01/1833, Malvinas fueron ocupadas por fuerzas británicas que desalojaron a la población argentino y la reemplazaron por súbditos británicos, prohibiendo en adelante la permanencia de argentinos en el territorio insular.
Por Urgente 24




¿Por qué se dice que las Islas Malvinas son argentinas? El actual territorio insular fue descubierto por el portugués Hernando de Magallanes (Fernão de Magalhães), en una expedición que realizó en 1520 al servicio de España. Conclusión 1: Los españoles fueron los primeros europeos en ocupar las islas.

En 1670, mediante el Tratado Americano, el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda reconoció la soberanía española sobre la región austral de América. Sin embargo, la siguieron arribando expediciones secretas a la zona. También los holandeses rondaban el lugar.

En 1764, con las islas aún deshabitadas, el francés Louis Antoine de Bougainville fundó "Port Saint Luis", en Isla Soledad.

Cuando la noticia llegó a Madrid, el reino de España protestó. Y el gobierno francés reconoció sus derechos, ordenando la evacuación y entrega inmediata.

Sin embargo, los británicos enviaron una expedición secreta que arribó en forma clandestina, levantó un fuerte y estableció una colonia a la que denominaron "Port Egmont".

Cuando España volvió a tomar conocimiento de la ocupación, otra vez reclamó su derecho. Sin embargo, le resultó más complicado a España que la vez anterior. Por ese motivo, Madrid decidió enviar una expedición, que en 1770 expulsó por la fuerza a los ingleses.

En 1776, con la creación del Virreinato del Río de la Plata, España mantuvo a las Islas Malvinas y a todo el archipiélago del Atlántico Sur bajo la jurisdicción de Buenos Aires. Desde entonces se sucedieron varios gobernadores españoles residentes en las Malvinas, todos dependientes de Buenos Aires.

En 1816, la independencia de las Provincias Unidas del Río de la Plata incluyó el control de las islas.

Buenos Aires asegura que en 1825 el Reino Unido reconoció la independencia argentina y no reclamó las islas.

En nombre de las Provincias Unidas del Río de la Plata se tomó posesión de Malvinas, y se inició la población de las islas, en especial Puerto Soledad, y estableció una administración permanente que otorgó concesiones para cazar, reguló la explotación de los recursos marítimos, y en 1829, creó la Comandancia Política y Militar en Puerto Soledad. El jefe pionero fue Luis Vernet.

Historia de las Islas Malvinas


En esa época, la fauna costera era objeto de una depredación irracional. Vernet dispuso medidas para frenar la situación, ordenando la detención de 3 buques pesqueros estadounidenses.

En represalia, la US Navy respondió con un ataque, a fines de 1831: un buque de guerra arrasó Puerto Soledad, saqueó poblaciones y capturó habitantes.

Como consecuencia del ataque, muchos habitantes regresaron a Buenos Aires, entre ellos Vernet, quien designó a un responsable interino y abandonó el territorio.

Hasta entonces, las islas contaban con 10 habitantes civiles y 20 soldados.

Luego del ataque estadounidense, los ingleses aprovecharon y regresaron a Malvinas en 1833: sin un canal de Panamá, el pase interoceánico era el Estrecho de Magallanes y esto le concedía al control de Malvinas una trascendencia geopolítica para el control del tráfico marítimo.

Así, el 03/01/1833 el Reino Unido envió sus fuerzas militares en la corbeta Clío, bajo el mando de John Onslow a ocupar Malvinas, que se encontraban pobremente defendidas. La superioridad de la fuerza británica era 3 veces la de las fuerzas argentinas al mando del teniente coronel José María Pinedo.

Al mando de la corbeta Sarandí, Pinedo intentó impedir la ocupación. Sin embargo, la desventaja numérica lo llevó a rendirse ante el comandante Onslow. Pinedo entregó la plaza junto con las islas y regresó a Ciudad de Buenos Aires, donde fue juzgado por una Corte Marcial por el abandono de su misión y no defender los intereses de su país. Según el artículo 41 del Código Naval, todo Comandante de guerra debe defender su pabellón de cualquier superioridad conque fuese atacado, con el mayor valor y nunca se rendirá a fuerzas superiores sin cubrirse de gloria en su gallarda resistencia: combatir hasta la muerte.

El Gobierno argentino considera que el 03/01/1833, Malvinas fueron ocupadas por fuerzas británicas que desalojaron a la población argentino y la reemplazaron por súbditos británicos, prohibiendo en adelante la permanencia de argentinos en el territorio insular.

Sin embargo, el Reino inglés califica la acción como reafirmación de su dominio, que fue establecido el 23/01/1765, cuando el comodoro británico John Byron arribó a la isla Trinidad, bautizada por los británicos Saunders Island, y tomó posesión en nombre del rey Jorge III. La isla Trinidad​ es una de las islas del archipiélago de las Malvinas, ubicada al noroeste de la isla Gran Malvina y al norte de la bahía San Francisco de Paula.

Historia de una usurpación (1)


Historia de una usurpación (2)


Historia de una usurpación (3)


En 1840 las Malvinas se convirtieron en una colonia de la Corona británica, a través de Cartas Patentes firmadas por la reina Victoria, el 23/06/1843, una década después de la ocupación. El reclamo inglés incluyó a las islas antárticas y subantárticas bajo el nombre de "Dependencias de las islas Malvinas". Posteriormente se estableció una comunidad pastoral oficial de colonos provenientes de Escocia, y 4 años más tarde casi todos los habitantes de lo que fuera Puerto Soledad se trasladaron a Puerto Jackson.

Desde entonces, hace 185 años, las islas permanecen bajo dominio británico, para unos ilegalmente, para otros de forma legítima.

La República Argentina reclama el reconocimiento de sus derechos de soberanía, y la ONU reconoce a las islas como un "territorio soberano pendiente de definición", a causa de la disputa entre la Argentina y Reino Unido.

En los 185 años de ocupación, el control británico solo fue interrumpido en 1982, cuando el Proceso de Reorganización Nacional argentino, desesperado por continuar en el poder, ordenó la ocupación argentina de las islas el 02/04/1982 para obligar a la población, en nombre del nacionalismo, a estrechar filas ante un conflicto exterior.

La guerra dejó 1.300 muertes argentinos y 10.000 presos de guerra. Los militares fracasaron en el planteo y ejecución del conflicto.

Islas Malvinas volvieron a formar parte del Reino Unido, con el nombre de Falkland, el 14/06/1982.

martes, 9 de enero de 2018

Pucará uruguayo en maniobras de apoyo cercano

domingo, 7 de enero de 2018

Lecciones de guerra de islas: El conflicto de Malvinas (1/2)

Lecciones de guerra en islas: la guerra de Malvinas en 1982 (1)
Por Nhan Vu - Vietnam Defence


VietnamDefence - La guerra para Malvinas - primera batalla de la marina moderna.





El Almirante John Woodward advierte: Hoy, Gran Bretaña no tiene fuerzas suficientes para mantener las Islas Malvinas en caso de un nuevo conflicto militar. 

El predominio del poder de la posguerra en el nivel geopolítico se ha trasladado al océano, y no solo debido a las fuerzas nucleares estratégicas desplegadas allí.

Sin embargo, con todo su alcance y tamaño, ningún país experimentó el combate naval hasta el conflicto de las Malvinas entre Inglaterra y Argentina en 1982, el conflicto se impuso a sí mismo. los signos de una verdadera guerra naval.
Para los expertos, la crisis de las Falklands ha permitido probar con el alto grado de confiabilidad de los conceptos clave y las tendencias en la construcción naval, el desarrollo naval y las tácticas. y tácticas en el mar.

Condiciones políticas y de campaña estratégica del conflicto

Los orígenes de los conflictos militares siempre son confusos y poco claros. El conflicto de las Islas Malvinas no es una excepción.

Las Malvinas, que Argentina llama Islas Malvinas, oficialmente no tiene potencial mineral y se encuentra en climas hostiles, lejos de las bulliciosas rutas marítimas internacionales, luchando por alimentar a miles de ovejas y un grupo de anfitriones valientes. La infraestructura de la isla es similar a su ruina. Hay solo algunas pistas, no hay aviones modernos y sistemas de puertos desvencijados.

Entonces, ¿para qué estalló el conflicto real? No estaría mal decir que se origina en el juego de grandes ambiciones políticas. En Argentina, un nuevo régimen paramilitar llegó al poder con lemas y promesas de campañas nacionalistas, incluida la captura de las Malvinas.

En el aspecto militar, el régimen confía en que un nuevo portaaviones francés con no solo bombas A-4 Skyhawk, sino también el supremo Super Étendard francés equipado con el misil antibuque Exocet, capaz de infligir un daño pesado en las fragatas marítimas sin tener que volar en su poder de fuego antiaéreo. Listo para promover el éxito de la aeronave son las fragatas y la fragata cohete. Los aviones de combate argentinos tienen hasta 200 aviones. Las tripulaciones argentinas se conocen desde hace mucho tiempo por estar bien entrenadas. Todas las condiciones parecían estar bien, por lo que era imposible no alentar a los estrategas argentinos a "acariciar" al viejo león inglés.

En ese momento, el liderazgo militar y político británico se centró en la modernización de las fuerzas navales estratégicas basadas en misiles nucleares Trident que descuidaron a la armada. Por lo tanto, la flota británica estaba luchando ya que ambos operadores operaban, algunos de los buques de superficie más importantes, la infraestructura más importante, la mayoría de los cuales fueron recortados en 1982. Además, el "señor del mar" de Inglaterra ya no es convincente en comparación con Francia y en muchos aspectos (la calidad y el número de barcos flotantes) en comparación con Japón. Por lo tanto, el liderazgo del Ministerio de Defensa británico no puede defender, no recapturar las Islas Malvinas. Obviamente, el lado argentino conoce las dificultades y los estados de ánimo en Inglaterra.

Sin embargo, en abril de 1982, un ejército británico relativamente ligero fue equipado con aviones ligeros y helicópteros aterrizaron en las islas. Las tropas británicas también ocuparon Georgia del Sur.

Las Islas Malvinas están ubicadas a menos de 400 millas náuticas de la parte continental de Argentina, mientras que a 8,000 millas náuticas del continente británico. El invierno antártico se acerca y en menos de 2 meses comienza el invierno. En resumen, este no es el mejor momento y lugar para el combate, incluso para el viaje marítimo normal. Pero a pesar de las condiciones desfavorables, el Teniente Primero de la Marina Británica, Henry Leach, le pidió permiso a la Primer Ministro Margaret Thatcher para comenzar a organizar un grupo de trabajo llamado Task Force. (Grupo de tareas) para enviar al Atlántico Sur.

Preparación y práctica de combate

En la fase de movilización y despliegue, el despliegue y despliegue del cargador frontal del Grupo de trabajo comenzó con los ejercicios periódicos de Springtrain en Gibraltar, con los barcos participando en los ejercicios. Estos barcos están a más de 2.000 millas náuticas del centro del conflicto. El despliegue comenzó bajo el liderazgo de First Flotilla, contraalmirante J. Forster 'Sandy' Woodward. Poco después, las fuerzas restantes de la Fuerza de Tarea se enfocaron.

Los barcos británicos tuvieron que cruzar 6,000-8,000 millas náuticas a áreas donde no había señales de aterrizaje. En medio de la ascensión, el área de tierra final se usa como la base detrás.

Aquí reunió a las principales fuerzas de la Fuerza de Tarea 317 de la Flota Real, y luego, el Contraalmirante John Woodward informó la determinación de la campaña que más tarde se supo que era secreta. Corporativo con el comandante naval británico, el almirante J. Fieldhouse, jefe del comando especialmente formado.

Al mismo tiempo, planificación, reuniones de todo tipo de operaciones, aseguramiento, orientación, dirección, asignación inicial de fuerzas, finalización de la recepción de almacenamiento privado cuando se estaciona en los astilleros. Luego, todo el trabajo tiene lugar fuera del océano y generalmente está en progreso.

El 18/4, la flota continuó desplegándose. Fieldhouse voló a Londres para proteger el plan de campaña adoptado cerca de la "zona pre-costera" con los principales líderes en Gran Bretaña, defendiendo cada punto en el plan sin dejar de dirigir. La guerra está a unas 8,000 millas náuticas de la armada británica.

La intención básica del Comandante de la Task Force es que todas las acciones, incluida la recuperación de las Islas Malvinas, se completen a mediados de junio. Posteriormente, las condiciones meteorológicas no solo permitirán las operaciones de combate, sino que las fuerzas de la flota y de la aeronave proporcionarán potencia de fuego y asegurarán que las fuerzas costeras no puedan estar allí. Retrospectivamente, con base en el tiempo mínimo requerido para que las fuerzas de aterrizaje funcionen, se determinó que el último momento para comenzar a aterrizar era del 20 al 21 de mayo. De la misma manera, se determinó que la fecha límite para que la Fuerza de Tarea llegue al área de TEZ tome la delantera en el mar y en el aire el 1 de mayo.

Se escuchó el primer disparo de la guerra, se abrió una lista de las pérdidas en Georgia del Sur, donde un escuadrón táctico dedicado luchó contra el campo de batalla y capturó el submarino ARA Santa Fe (S-21) de Argentina y levantó la bandera británica.

La finalización del despliegue estuvo marcada por una serie de huelgas en los aeropuertos de Port Stanley y Goose Green. En primer lugar, un bombardero estratégico Vulcan despegó de la Isla de la Ascensión la noche del 30, arrojando bombas desde gran altura hasta Puerto Stanley. El avión a bordo del Sea Harrier promovió la batalla al amanecer. Los buques de guerra de superficie bombardearon sus objetivos en tierra y registraron los submarinos enemigos.

Durante los ataques aéreos, la fuerza aérea argentina tenía una ventaja de diez veces, pero los Sea Harriers británicos eran más efectivos que los misiles Sidewinder en el combate aéreo cercano.

La misión principal del primer día fue desembarcar en secreto una fuerza de tarea para recuperar las posiciones enemigas y seleccionar el próximo sitio de aterrizaje anfibio.

La batalla por la supremacía en el mar se basa en principios clásicos y es extremadamente feroz. La flota argentina se ha desplegado oportunamente, la escena de la batalla que rodea a las Fuerzas Especiales británicas ha llegado desde dos direcciones, noreste y suroeste. Planean utilizar grandes cantidades de aviones desplegados en tierra para realizar misiones de diversión y asalto.

Los submarinos nucleares británicos no pudieron detectar naves enemigas. Finalmente, cuando el submarino argentino HMS Conqueror (S48) descubrió el crucero ARA General Belgrano de la Armada Argentina, se encontraron problemas con el comando submarino, así como con el submarino. Rastree naves que flotan en aguas poco profundas. Después de todo, el crucero argentino todavía está torpedeado por el torpedo.


El ARA General Belgrano se hundió y fue la peor muerte de la Armada Argentina en la guerra, lo que los obligó a retirarse de la guerra.

Comúnmente se cree que la pérdida del ARA General Belgrano obligó al comandante argentino a devolver la flota a las bases. De hecho, la Armada Argentina quería venganza, pero el clima les impidió lanzar un ataque mortal contra la Fuerza de Tarea. La flota argentina regresó a la base y ya no salió de la armada.

En términos de forma, la lucha por el dominio del mar podría considerarse completa aquí, pero la lucha feroz entre las fuerzas de los dos lados no se tambaleó. El avión atacante de Argentina asumió un importante papel ofensivo y la flota británica sufrió muchas bajas.

La pérdida del destructor HMS Sheffield (D80) podría atribuirse a la negligencia del comandante del barco. Mientras estuvo en misiones de defensa de misiles / defensa de misiles, el capitán apagó el radar a bordo y apagó el nivel de preparación para el combate. y advertido para obtener comunicaciones de radio de buena calidad con Londres.


El destructor HMS Sheffield de la marina británica golpeado por un Exocet

Como resultado, el avión de vuelo bajo Super Eténdard de la Fuerza Aérea Argentina disparó misiles de crucero Exocet al barco. Diez días después, el destructor del mismo tipo sobrevivió al ataque y resultó gravemente herido. El HMS Glasgow (D88) resultó gravemente dañado. Los comandantes del Task Force más tarde cuestionaron la efectividad de sus mejores sistemas de misiles Sea Dart y Sea Wolf.

En términos de la magnitud del daño, la batalla fue más intensa al comienzo del aterrizaje, porque las tropas británicas todavía estaban ganando superioridad aérea y el problema se resolvió simplemente "drenando" el avión. Argentina se lanza al área de desembarco anfibio de embarcaciones de desembarco y embarcaciones británicas.


Bombardeo de un Skyhawk de Argentina, la fragata británica HMS Antelope (F170) se rompe en pares y se hunde en el mar. Foto: Marina británica

El 21 de mayo el desembarco fue suave y sin problemas, pero el 25 de mayo, el número total de barcos británicos destruidos era de hasta cuatro, y casi todos los barcos se quedaron atrás por el daño causado por el combate. El costo fue elevado a pesar de que todos los buques anfibios y transportes anfibios, especialmente los buques de desembarco anfibios, así como los portaaviones, estaban a salvo.

Las tropas británicas sufrieron pérdidas ya que el sistema de misiles de defensa aérea de Rapier no fue efectivo. La pérdida de los barcos británicos aquí podría haber sido mucho más severa si la Fuerza Aérea Argentina hubiera ordenado a sus comandantes sabia y creativamente.

Sin embargo, las operaciones de asalto anti-anfibio, como las operaciones aéreas de combate previas, le han costado a la Fuerza Aérea y la Armada Argentina no menos de un tercio de toda la preparación para el combate. y perdió a los pilotos más experimentados.

En ese momento, el comandante de la Fuerza Aérea Argentina vio que sus aviones se perdían en tales cantidades y que el precio para las Islas Malvinas era inaceptable. Pero antes de abandonar el campo de batalla, la Fuerza Aérea Argentina desea asestar un golpe doloroso a la Armada británica.


El destructor británico HMS Antelope explota y se hunde


Fue el hundimiento del portacontenedores Atlantic Conveyor convertido a un portaaviones. En la planificación perfecta de la aeronave Super Eténdard de Argentina, el nacionalista argentino, un eco de radar similar al portacontenedores fue el HMS Hermes (R12) al que le impactó con dos misiles Exocet. Un misil fue dirigido al Atlantic Conveyor, el segundo después de ser engañado fuera del HMS Hermes, se estrelló contra el Atlantic Conveyor y golpeó el barco.

El barco estaba cargado con un equipo extremadamente valioso para la Fuerza Expedicionaria Británica, tres helicópteros pesados ​​Chinook, cinco helicópteros Wessex, una gran cantidad de bombas de racimo para aviones Harrier, equipos de construcción, la pista de aterrizaje en la bahía de San Carlos, una gran cantidad de accesorios para helicópteros, carga y equipo de respaldo. Además, el buque portacontenedores, que se convirtió de un barco privado bajo el plan de movilización, también era el tercer transportista de las Fuerzas Especiales británicas.

Sin embargo, los británicos capturaron la cabeza de playa y las tropas desembarcaron en tierra, por lo que la pérdida del Atlantic Conveyor fue una mala pérdida, pero no una decisiva.

La marina británica se aseguró de los portaaviones, que era su principal activo. A pesar de todas las demoras, la acción británica en la costa fue bastante buena y, a mediados de junio, las tropas argentinas tuvieron que rendirse.

(Continuar)

jueves, 4 de enero de 2018

Pesqueras depredadoras asustadas por el Brexit

Empresas pesqueras de Malvinas temen por el impacto del Brexit

El impacto potencial de la salida del Reino Unido de la Unión Europea es motivo de preocupación para algunas empresas pesqueras, tanto locales como extranjeras, que operan en las Islas Malvinas. Inquietud de empresas españolas que operan en las islas.



Fundación Nuestro Mar

Algunos temen que, como territorio británico de ultramar posterior al Brexit, los aranceles aduaneros para los productos de pescados y mariscos de las Islas Malvinas exportados a los mercados de la UE puedan aumentar.

Representantes del Reino Unido y la UE trabajarán en los detalles del nuevo acuerdo comercial durante las negociaciones en curso. Recientemente llegaron a un acuerdo para pasar a negociaciones comerciales y podrían entrar en un período de transición de dos años después de que el Reino Unido abandone oficialmente la UE en marzo de 2019, informó la BBC.

El Brexit no solo podría significar la introducción de nuevas tarifas de derechos aduaneros, sino que también podría traducirse en un aumento de la documentación, retrasos y gestión adicional con los 27 miembros restantes de la UE, ya que se establece un nuevo sistema de aduanas.

"El Brexit es una preocupación real. Claramente nos preocupa el efecto potencial que tendrá sobre nuestras exportaciones y los aranceles que tendremos que pagar para vender pescado en nuestros mercados establecidos, en Europa", dijó James Wallace, director Georgia Seafoods, establecida en las Islas Malvinas. "Como si vender marisco de las Malvinas no fuera ya lo suficientemente difícil", sentenció.

Otra fuente del sector pesquero en las islas también estuvo de acuerdo. "Va a hacer nuestras vidas un poco más difíciles", dijo, hablando bajo condición de anonimato.

Ésta fuente señaló que los productos pesqueros de las Malvinas recibirían una competencia más dura por parte de los productos que pescan las empresas españolas que operan en aguas cercanas. Esas compañías no necesitan pagar impuestos para ingresar al mercado europeo.

Otra fuente de una empresa española, que vende el calamar de las Islas Malvinas en España y otros mercados europeos, también manifestó estar preocupado. "No tengo noticias de cómo el Brexit puede afectar nuestro negocio con productos de las Malvinas. Hemos hecho preguntas, pero hay mucha incertidumbre. Por el momento, parece que a corto y mediano plazo, la perspectiva es de mantenimiento. del estado actual ", señaló la fuente española.

Las licencias de pesca son manejadas directamente por el gobierno de las Malvinas, señaló la fuente española. "Tienen su asesor científico para determinar las zonas de pesca y los períodos y gestionar la pesquería de forma autónoma", dijo, y agregó que las licencias de pesca eran propiedad principalmente de las empresas de las Malvinas.

"Esto no nos afectará", dijo, señalando que su empresa estaba comprando productos de las Islas Malvinas y vendiéndolos en Europa, describiendo a la empresa como "un proveedor de referencia de este origen". "Si no cambios y hay productos y condiciones de acceso a la Unión Europea, esto nos afectará", agregó.

Hizo hincapié en que la introducción de un impuesto a los productos de las Islas Malvinas los haría menos competitivos en los mercados europeos, señalando que el aumento del arancel de exportación de Argentina en los últimos años hizo que los productos de ese país fueran menos competitivos.

"Los productos pesqueros de Malvinas son ahora un producto de tarifa cero. Es muy complicado ser competitivo en la UE con un arancel del 12%", dijo, utilizando el nombre argentino en español para las islas en disputa.

En la actualidad, las exportaciones de pescados y mariscos argentinos a la UE tienen que pagar impuestos que van del 12% al 15% dependiendo del producto. Por el contrario, las exportaciones de las Islas Malvinas a la UE están actualmente libres de impuestos.

Mientras tanto, el Departamento de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales del Reino Unido, ahora dirigido por el pro-Brexit Michael Gove, utilizará su propia flota para mantener alejados a los europeos: un escuadrón de patrulleras armadas disuadirá a los arrastreros extranjeros después del Brexit, informa The Times.

Una de esas nuevas patrulleras será enviada a las Malvinas. El HMS Forth, que está siendo sometido a pruebas en el mar, tendrá un cañón de 30 mm, ametralladoras y un helicóptero cuando entre en servicio el próximo año. Se están construyendo otros cuatro barcos a un costo de 350 millones de libras esterlinas (468 millones de dólares) y uno irá a las Malvinas, asegura The Times.

El gobierno británico ha establecido un centro conjunto de coordinación operacional marítima, para coordinar toda la actividad de patrullaje marítimo de las agencias marítimas para obtener el máximo beneficio de vigilancia.

El calamar (Loligo e Illex) generalmente representa alrededor del 75% de las capturas anuales de unas 200.000 toneladas, según una presentación de 2014 del gobierno de las Islas, y están destinadas a mercados en Europa y Asia. El resto de las capturas consiste en varias especies de peces, incluidos bacalao, merluza hubbsi, merluza hoki y merluza negra, según la presentación.

martes, 2 de enero de 2018

DDG: Tipo 42 clase Sheffield (UK)

Destructor de guerra antiaérea Tipo 42 clase Sheffield



Los buques de la clase 42 o Sheffield continúan desempeñando su papel de defensa aérea con la Royal Navy



Ingresado al servicio ingresado 1980
Tripulación 253 hombres
Resistencia al mar?

Dimensiones y desplazamiento

Longitud 125 m
Eslora 14.3 m
Calado 5.8 m
Desplazamiento, estándar 3 500 toneladas
Desplazamiento, carga completa 4 100 toneladas
Propulsión y velocidad
Velocidad 29 nudos
Turbina de gas de propulsión combinada; 2 x Rolls-Royce Olympus TM3B que entrega 50 000 shp y 2 x turbinas de gas Rolls-Royce Tyne RM1C que entregan 19 900 shp a dos ejes

Aeronave

Helicópteros 1 x Lynx HAS Mk.3 o EH-101 Merlin

Armamento

Artillería 1 x cañón Vickers de 114 mm, dos o cuatro cañones antiaéreos Oerlikon de 20 mm, 2 x 20-mm Vulcan Phalanx CIWS
Misiles 1 x lanzador gemelo Sea Dart (22 misiles)
Torpedos 2 tubos gemelos de torpedo Mk.3 de 324 mm gemelos



   El Type 42, también mencionado como el destructor de clase Sheffield, surgió del Tipo 82 cancelado, que produjo un solo barco, el HMS Bristol, en la década de 1960. El Type 42 se desarrolló como un barco de escolta y defensa aérea. Equipado con misiles Sea Dart para disuadir las amenazas aéreas, era más pequeño y más económico que el Tipo 82.

   El Type 42 era la plataforma de defensa aérea principal de la Royal Navy, que proporciona cobertura de defensa aérea de área completa para otras naves. La clase Sheffield también tenía una capacidad limitada de envío. Diseñado con el casco más pequeño posible, el Tipo 42 puso un gran énfasis en la automatización para reducir el complemento del barco y la carga de trabajo de la tripulación. El primer buque, HMS Sheffield, se lanzó en 1971, y toda la clase se completó en 1985. Dos barcos, Hercules y Santísima Trinidad, se construyeron para Argentina y ambos estaban en servicio en 1981.



   Había tres subclases dentro de la serie Tipo 42. Los barcos de Lote 2 eran similares a los buques de Lote 1 originales, pero contenían un conjunto de sensores mejorado, incluido el radar de búsqueda de aire de largo alcance Tipo 1022. El lote 3, a menudo denominado clase Manchester, a causa del nombre del barco principal, tiene un casco estirado. Este espacio adicional permite sistemas de armas adicionales y aumenta la estabilidad en condiciones meteorológicas adversas. Además, el sistema de misiles Sea Dart y el cañón Mk 8 podrían espaciarse un poco más para mejorar sus arcos de fuego. En la parte trasera, la extensión permitió espacio adicional en la cubierta de vuelo.



   La clase de Sheffield vio el servicio activo durante la Guerra de las Malvinas en 1982. La Armada Argentina también desplegó sus dos buques Tipo 42, y los barcos de la Marina Real fueron pintados con una gran banda negra alrededor de sus cascos para ayudar a la identificación. Cinco de los buques tipo 42 de la Marina Real participaron en el conflicto: HMS Coventry, HMS Sheffield, HMS Cardiff, HMS Exeter y HMS Glasgow proporcionaron defensa aérea de flota a los portaaviones de la fuerza de tarea. El HMS Sheffield se perdió con un misil argentino Exocet el 4 de mayo de 1982 y, 20 días después, el HMS Coventry se hundió, después de ser alcanzado por tres bombas.



   Se aprendieron varias lecciones de las experiencias del Tipo 42 en el Atlántico Sur. Lo que es más importante, la Royal Navy identificó la necesidad de un CIWS para proteger los buques contra los aviones de bajo vuelo y los misiles marinos. Para ello, se instaló un sistema de cañones de 20 mm junto con señuelos de tamices. Los barcos también fueron equipados con un radar Tipo 996 y un sistema mejorado de fusión y control Sea Dart.



   La clase de Sheffield tuvo un mejor desempeño durante la Guerra del Golfo de 1990-91, cuando los helicópteros Lynx de los barcos extendieron la cobertura del radar. Además, el Lynx desplegó el misil antibuque Sea Skua y, volando desde el HMS Gloucester y el HMS Cardiff, tuvo éxito en la destrucción de varias naves de combate pequeñas y baterías antiaéreas iraquíes. HMS Gloucester obtuvo un éxito espectacular cuando detectó y destruyó un hostil misil 'Silkworm', que tenía como objetivo al acorazado USS Missouri.

   Tras el final de la Guerra del Golfo, los buques de tipo 42 han ayudado a hacer cumplir los embargos marítimos en el Golfo y el Adriático durante la guerra en Yugoslavia. HMS Southampton y HMS Liverpool ayudaron a las operaciones humanitarias en Montserrat y Timor Oriental, mientras que HMS Glasgow apoyó a la fuerza de paz de la ONU en Timor Oriental.

   Actualmente la Royal Navy desmanteló las ocho naves de la clase Sheffield. El HMS Exeter y el HMS Southampton fueron retirados del servicio en 2007. Los buques de Lote 1 se hundieron durante la Guerra de las Malvinas o fueron desmantelados. Ocho naves operacionales de la clase Sheffield fueron reemplazadas con Type 45, también conocido como los destructores de la clase Daring.

Military Today

domingo, 31 de diciembre de 2017

La criminal desinversión en defensa de la democracia argentina

La política de Defensa de la última década

Las fuerzas armadas se encuentran en una situación de abandono. El Estado tiene la obligación de facilitarles los recursos e insertarlas en el esquema institucional, no como enemigos encubiertos, sino como una herramienta fundamental del poder estatal. 

Por Horacio Sánchez Mariño.
El autor es coronel (R) del Ejército Argentino- Veterano de la Guerra de Malvinas. Oficial de Estado Mayor.




Las fuerzas armadas sufrieron transformaciones muy importantes en las últimas décadas. Estas fueron el resultado de los esfuerzos de autoridades civiles y militares para dejar atrás las secuelas de la dictadura militar, la derrota de Malvinas y las rebeliones carapintadas. Sin embargo, es escasa la atención que la Defensa ejerce sobre la investigación académica, como bien remarca Máximo Badaró, uno de los pocos profesionales dedicados a investigar el tema (Historias del Ejército Argentino. 1990-2010: democracia, política y sociedad, Buenos Aires, Edhasa, 2013). En efecto, son contados los investigadores y algunos de ellos desempeñaron cargos en el gobierno, cuestión que afecta la ecuanimidad científica. Entonces, lo poco que se conoce de la Defensa se presenta a la sociedad civil de manera sesgada. Es posible hacer un balance de los doce años kirchneristas con la certeza de que la Defensa es uno de enormes problemas que el presidente debe solucionar.

Con la llegada de Kirchner, las fuerzas armadas volvieron a los primeros planos después de muchos años de escasa visibilidad. Los gestos iniciales de un presidente políticamente débil se caracterizaron por la sobreactuación para ganar prestigio y poder a costa de un sector que había desparecido de la vida política. Desde la purga de altos jefes militares, nunca ocultó sus obsesiones. Luego, vino la ociosa mise en scene con los cuadros del Colegio Militar y el acto en la ESMA, donde desconoció los dignos esfuerzos de sus antecesores. A partir de allí, las agresiones gratuitas a los militares se convirtieron en una práctica normal. El uso político de los uniformados se realizó detrás de una máscara de mando firme que no conllevaba ningún riesgo ni podía ser contestada por quienes se rigen por una disciplina rigurosa, con acento en el respeto a las autoridades constitucionales.

Sin embargo, más allá de los rituales humillantes, la Defensa nacional, función de origen constitucional, fue tristemente abandonada. En esta área encontramos un sello de esas administraciones: la impostura de predicar políticas progresistas y aplicar ajustes ortodoxos. En efecto, detrás de aquella épica simulada, el porcentaje del Producto Bruto Interno destinado a la función Defensa descendió del 1,5 al 0,7 en doce años, mientras el crecimiento económico duplicó el Producto en el período de Néstor Kirchner. Los gastos de Defensa no acompañaron el incremento del PBI, sino que fue llevado a valores ínfimos del Presupuesto Nacional. Es entendible que estos gastos no se incrementen en períodos de estancamiento económico o recesión, pero en un marcado crecimiento la explicación reside en la decisión de mantener ajustada la variable.

Como resultado de esta desinversión no pasó demasiado tiempo para que los accidentes fatales empezaran a multiplicarse. Aviones desplomados, barcos incendiados, la captura de las fragata Libertad, el hundimiento de la Santísima Trinidad, hasta el fiasco de las campañas antárticas, estos episodios evidencian la desidia, improvisación y falta de profesionalismo de los funcionarios. Los salarios militares, históricamente bastardeados, profundizaron su caída en términos reales, manteniéndose la fórmula del menemismo de pagar suplementos en negro. Los militares, sin embargo, soportaron el maltrato, sin perder en ningún momento la disciplina.

 Como resultado de esta desinversión no pasó demasiado tiempo para que los accidentes fatales empezaran a multiplicarse

Derechos humanos

El Poder Ejecutivo tomó el tema de los derechos humanos y lo convirtió en un eje de la política de Defensa, postergando otras cuestiones. Esto se implementó debido a circunstancias políticas excepcionales. Cuando Néstor Kirchner, un gobernador de una provincia pequeña que nunca se había ocupado del tema llegó al poder con el 22 % de los votos, debió asumir muy debilitado y casi sin aliados. Entonces, formó una alianza con ONG, antiguos cuadros de la guerrilla, periodistas e intelectuales de izquierda que venían bregando por la colocación del tema del juzgamiento de los militares en la agenda política. Éstos se convirtieron en aliados incondicionales del gobierno, estableciendo una coalición sólida. Las organizaciones no gubernamentales bregaron permanentemente por el juzgamiento y el gobierno de Kirchner abrió esa posibilidad. El Estado impulsó los juicios, involucrando al Ministerio de Defensa junto a la secretaría de Derechos Humanos del Ministerio del Interior y la Procuración Fiscal.

Los Kirchner nunca habían demostrado sensibilidad hacia el tema, pero la política de derechos humanos se convirtió en una estrategia abierta para ganarse a los sectores progresistas. ¿Quién podría oponerse? ¿Quién, en su sano juicio, defendería a los militares? Así, se impulsó la derogación de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final y se inició la persecución penal por hechos de la década del setenta. En una sociedad democrática, una política pública establecida por un gobierno legítimo no puede ser discutida, pero tratándose de acciones que inciden directamente sobre la disciplina y la cohesión de instituciones esenciales del Estado, como son las Fuerzas Armadas, las consecuencias deben ser tenidas en cuenta. La tergiversación de lo ocurrido en aquella década se manifestó en un relato innoble.

La implementación de esta política favoreció el desprestigio de las instituciones armadas e instaló la sospecha sobre sus integrantes, tanto por las acciones llevadas adelante como por su impacto mediático.
Un equipo antropológico desarrolló un trabajo de campo, cuyas conclusiones reflejaron la realidad del bajo estado moral, el desánimo y la falta de expectativas del personal militar, destacando los severos problemas presupuestarios y salariales. Lamentablemente, este estudio se ocultó convenientemente. Luego, se realizaron algunas breves actividades académicas, de cuyo resultado se presentó un plan de reforma educativa militar.

El plan educativo fue aprobado por decreto y puesto en vigencia directamente. La reforma se focalizó en la búsqueda de la "ciudadanización" de los militares, dejando de lado el saber esencial que consiste en prepararse para la guerra. Las actividades operacionales se minimizaron y el equipamiento nunca se tuvo en cuenta; los conocimientos básicos como el tiro, la navegación o el vuelo pasaron a segundo plano. A tal punto la ideología predominó que las tropas designadas para integrar fuerzas de paz no podían entrenarse en combate urbano, ya que jóvenes recién egresados de la universidad que nunca vieron un soldado de cerca dictaminaron que esas operaciones no estaban autorizadas por la ley de Defensa.


Las tropas designadas para integrar fuerzas de paz no podían entrenarse en combate urbano. Foto: archivo DEF.

Al mismo tiempo, se implementó una política maccartista en el Ministerio que, con la excusa del control civil y los derechos humanos, buscaba el disciplinamiento por el temor. Los ascensos fueron digitados en las sombras desde ese organismo, apoyados por organizaciones no gubernamentales de aceitados vínculos con órganos de inteligencia estatal. En un libro laudatorio de la política kirchnerista, Marcelo Saín lo expresa cándidamente: "No fueron pocos los hechos recientes que mostraron cierta proclividad a apoyar la gestión ministerial o algunas decisiones centrales de la misma en 'asesores militares y de inteligencia' de poca monta." (Los votos y las botas, Buenos Aires, Prometeo, 2010, página 243).

A muchos oficiales se les negó el ascenso en purgas impropias de una república democrática, donde debe privilegiarse el mérito. Como ejemplo de la perversidad de esta política, muchos oficiales fueron relegados en su ascenso por portación de apellido. Como dice en voz alta Badaró: "Los criterios privilegiados para evaluar los pedidos de ascensos fueron las afinidades políticas, la formación técnica y las trayectorias profesionales, en algunos casos, los vínculos familiares de los candidatos con militares que habían actuado en la última dictadura militar" (página 47). Desde la Modernidad se estableció el principio de no vincular a los hijos con los hechos de los padres, por lo que estos actos reñidos con la justicia deben ser rectificados alguna vez.

Estas decisiones no fueron accidentales. El honor mismo como concepto, fue erradicado por el kirchnerismo. Con el objetivo de terminar con instituciones que supuestamente pertenecían a una visión aristocrática de la vida militar, se eliminaron los tribunales de honor. Cualquier institución profesional tiene un tribunal de ética y la tradición indica que los mismos nacieron de la ética sanmartiniana, de fuerte peso cultural en el universo castrense. El abandono del honor militar llevó un mensaje de tolerancia ante las conductas deshonrosas; sin embargo, estas éticas indoloras de la posmodernidad no se ajustan a instituciones donde rigen imperativos categóricos, empezando por el cumplimiento del deber y la disposición de dar la vida por la Patria. Llamativamente, al eliminar los tribunales de honor, abrieron correos electrónicos para recibir denuncias anónimas.

La pobreza como castigo

Por otro lado, la situación salarial empeoró paulatinamente. El estigma de la postergación salarial no se modificó y durante largos períodos un gran porcentaje de los militares se mantuvo por debajo de la línea de la pobreza. El pago de sumas no remunerativas al personal en actividad fue nuevamente instalado. Esta política violaba toda normativa laboral y acarreó numerosos juicios, creando una maraña de fallos judiciales. A instancias del gobierno, con los salarios militares y de seguridad se incrementaron los desequilibrios de una situación cada vez más compleja. Uno de los resultados fue una rebelión de elementos de Gendarmería y Prefectura.

En uno de los períodos se negaron aumentos durante diecinueve meses. Badaró considera que "para muchos militares, sobre todo para los más jóvenes, el aumento de esta precariedad redundó en una mayor conciencia de su igualdad de estatus y con la mayoría de los ciudadanos argentinos también afectados por crisis económicas e institucionales. Los avances en el reconocimiento de esta igualdad de estatus simbólico y moral entre Ejército y sociedad constituyen una vía de ciudadanización de los militares" (página 211). Esta original idea se opone al origen mismo del concepto de ciudadanización iniciado en la Revolución Francesa, donde los hombres eran considerados ciudadanos por el hecho de integrar las tropas que defendían a Francia. La visión del autor parece decir que la ciudadanía llega con la precarización y con una pérdida de derechos.


El porcentaje del PBI destinado a Defensa descendió del 1,5 al 0,7 en doce años. Foto: Fernando Calzada.

La Defensa Nacional ha sufrido un serio deterioro que debe ser revertido, a riesgo de permanecer en estado de indefensión. Recordemos la finalidad de la Defensa, especificada en la Ley correspondiente: "Garantizar de modo permanente la soberanía e independencia de la Nación Argentina, su integridad territorial y la capacidad de autodeterminación; proteger la vida y la libertad de sus habitantes". Es hora de revertir el abandono de instituciones fundamentales de la Nación. Si el Estado decide contar con Fuerzas Armadas tiene la obligación de facilitarles los recursos e insertarlas en el esquema institucional, no como enemigos encubiertos sino como una herramienta fundamental del poder estatal. Las Fuerzas Armadas que hoy trabajan silenciosamente, disciplinadas y cohesionadas merecen la oportunidad de vivir un período de tranquilidad, cerca de la sociedad civil, de donde salen sus integrantes y que en su mayoría los respeta y aprecia.


viernes, 29 de diciembre de 2017

Infografía: Mirage III participantes de la guerra