domingo, 9 de julio de 2017

Cómo el buen funcionamiento de los submarinos argentinos hubiese cambiado todo

Cómo la guerra de Malvinas (gracias a un submarino furtivo) podría haber ido muy diferente





Sebastien Roblin | National Interest

La breve pero sangrienta guerra naval que ocurrió en 1982 sobre las Islas Malvinas, conocidas como las Malvinas en Argentina, es típicamente vista como un triunfo del poder naval británico. Un grupo de efectivos de la Marina Real logró vencer los fuertes ataques aéreos para recuperar el archipiélago del Atlántico Sur de las tropas argentinas.

Durante la mayor parte de la guerra, un solitario submarino diesel argentino, el ARA San Luis, se opuso a la Marina Real en el mar. No sólo el San Luis volvió a casa sin ser arrastrado por las más de doscientas municiones antisubmarinas disparadas por buques de guerra británicos y helicópteros, sino que dos veces emboscó a fragatas antisubmarinas. Si las armas funcionaran como se pretendía, la victoria británica podría haber sido comprada a un costo mucho mayor.

La junta militar gobernante de Argentina se recuperó oportunamente de las oportunidades para obtener puntos políticos en su país. No esperando una verdadera guerra, la junta calculó mal la rapidez con que la primera ministra británica Margaret Thatcher escalaría contra su uso de la fuerza con la suya propia.

Esta falta de planificación se manifestó en la falta de preparación de la flota submarina de la Armada Argentina. Una estaba en tan decrépita condición que no podía sumergirse con seguridad, mientras que la más moderna ARA Salta estaba sufriendo reparaciones. El más viejo ARA Santa Fe introdujo los hombres ranas para ayudar en la invasión inicial el 2 de abril. No fue hasta el día siguiente que el submarino más moderno disponible, el San Luis, recibió órdenes en su muelle en Mar de Plata para partir en una patrulla de combate alrededor del área de las Malvinas.

El San Luis fue un submarino diesel Tipo 209 alemán construido en grandes cantidades para servir como un submarino más pequeño y rentable para los países menos ricos. Desplazando sólo 1.200 toneladas con un grupo de tripulantes de treinta y seis, el San Luis llevó catorce torpedos antisubmarinos Mark 37 y diez torpedos con guía de alambre SST-4 de fabricación alemana para usar contra objetivos de superficie. Podía nadar a cuarenta y dos kilómetros por hora bajo el agua o veintiuno en la superficie, y tenía una profundidad máxima de buceo de quinientos metros.

Sería un cliché común a muchas historias de improbables logros militares para enfatizar la habilidad de la tripulación de San Luis, pero de hecho, los mejores oficiales submarinos de Argentina estaban en Alemania en el momento de la Guerra de las Malvinas. En su lugar, el San Luis se conformó con suboficiales menores encargados de muchos departamentos clave de la nave. Su comandante, el capitán de la Fragata, Fernando Azcueta, era un veterano del submarino, pero no tenía mucha experiencia con el modelo del Tipo 209.

Además, el San Luis estaba en pésimo estado y tuvo que someterse a reparaciones rápidas e incompletas. Su esnórquel tenía fugas, sus bombas de sentina estaban funcionando mal y uno de los cuatro motores diesel no funcionaba. Los buzos pasaron casi una semana entera tratando de limpiar los crustáceos del casco y la hélice de San Luis, lo que impedía la velocidad y el sigilo del buque.

El submarino argentino finalmente salió al mar el 11 de abril y se trasladó a una posición de espera mientras la situación política continuaba deteriorándose. Las cosas no llegaron a un comienzo prometedor. El sistema de control de incendios de San Luis le permitió guiar automáticamente tres torpedos simultáneamente después del lanzamiento. Así que, por supuesto, se rompió después de sólo ocho días en el mar, y ninguno de sus subalternos inexpertos sabía cómo solucionarlo. El equipo sólo podría lanzar un torpedo a la vez bajo guía manual de alambre. Sin embargo, se decidió que el San Luis debería continuar con su misión.

Mientras tanto, el 17 de abril, el Santa Fe, un viejo submarino de la clase Balao que había servido a la Marina de los Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial, envió a infantes de marina y técnicos para reforzar a las tropas que habían tomado la isla de Georgia del Sur. A pesar de que desplegó con éxito a las tropas el 25 de abril, no pudo despegar con la suficiente rapidez y fue detectado a las 9 de la mañana por el radar de un helicóptero británico Wessex, que pronto se unió a los helicópteros Wasp y Lynx. El Santa Fe fue dañado por dos cargas de profundidad, perdidas por un torpedo, golpeadas por misiles AS-12 antishipping, y estratificada con fuego de ametralladora. El capitán encalló en el submarino, que fue capturado junto con su tripulación por las tropas británicas poco después. El ataque a la Santa Fe marcó los primeros disparos de la campaña británica.

Al día siguiente, el San Luis fue ordenado a navegar por las aguas alrededor de las islas en disputa, y se autorizó el vigésimo noveno a disparar contra cualquier buque de guerra británico que encontró.

Sin embargo, la Royal Navy había interceptado las comunicaciones de San Luis y desplegado sus helicópteros y fragatas para cazarla. En un escrutinio, la Royal Navy tenía diez fragatas o destructores y un helicóptero asignado al menos en parte a tareas antisubmarinas, así como seis submarinos en patrulla.

El 1 de mayo, el sonar pasivo de San Luis detectó el HMS Brilliant y Yarmouth, ambas fragatas antisubmarinas especializadas. Azcueta lanzó un torpedo SST-4 a una distancia de nueve kilómetros, pero poco después del lanzamiento, los cables de guía en el torpedo se cortaron. Azcueta rápidamente se zambulló su sub en ocultar en el fondo marino. El Brilliant detectó el ataque, y las dos fragatas y sus helicópteros entraron en una frenética búsqueda de potenciales contactos de sonar. Lanzando treinta cargos de profundidad y numerosos torpedos, los barcos británicos explotaron con éxito varias ballenas por sus esfuerzos.

Al día siguiente, el submarino británico Conquistador torpedeó al crucero argentino General Belgrano, que se hundió junto con 323 miembros de su tripulación. Toda la flota de superficie argentina se retiró posteriormente a las aguas costeras, dejando a San Luis el único buque argentino que se oponía a la fuerza invasora británica. Los barcos y helicópteros británicos empezaron a reportar sonar contactos y avistamientos de periscopios por todas partes, y lanzaron nueve torpedos en aguas que el San Luis ni siquiera terminó acercándose.

El equipo de San Luis, por su parte, creyó haber sido disparado por un submarino británico el 8 de mayo y, tras realizar maniobras evasivas, lanzó un torpedo Mark 37 contra un contacto submarino. El torpedo se oyó explotar y el contacto se perdió. Esto, también, era probablemente una ballena.

Dos días más tarde, San Luis detectó las fragatas antisubmarinas Tipo 21 HMS Arrow y Alacrity en el paso norte del sonido de Falkland. Enmascarados por el ruido producido por las fragatas de rápido movimiento, el San Luis se arrastró a cinco kilómetros del Alacrity, disparó otro torpedo SST-4 y preparó un segundo para el lanzamiento.

Una vez más, los cables de la SST-4 se cortaron poco después del lanzamiento. Sin embargo, algunas cuentas indican que el torpedo golpeó realmente a un señuelo siendo remolcado por el HMS Flecha, pero falló detonar. Azcueta renunció al disparar el segundo torpedo y ordenó al San Luis que se liberara para evitar un contraataque.

Sin embargo, los buques británicos cruzaron, sin darse cuenta del ataque. El capitán de la Alacridad ni siquiera se enteró de la llamada cercana hasta después de la guerra!

Desarmado, Azcueta informó a la radio que los torpedos eran inútiles, y recibió permiso para regresar a la base, lo que logró el 19 de mayo. La guarnición argentina se rindió el 14 de junio antes de que el San Luis pudiera ser devuelto al mar. Quince años más tarde, el San Luis se convirtió en uno de los tres únicos submarinos Tipo 209 que debían ser desmantelados después de una revisión incompleta. Otros cincuenta y nueve sirven en varias marinas.

¿Qué salió mal con los torpedos del San Luis? Hay una media docena de explicaciones, manteniendo el error de la tripulación y los defectos técnicos culpables. El fabricante AEG afirmó primero que los torpedos habían sido lanzados desde muy lejos, y sin contacto sonar activo. Otra afirmación es que los equipos argentinos invirtieron erróneamente la polaridad magnética de los giroscopios en los torpedos, haciendo que se desviaran. Sin embargo, también hay evidencia de que los torpedos no lograron armar sus ojivas y no pudieron mantener la profundidad. Sugestivamente, AEG implementó numerosas mejoras al torpedo después del conflicto de las Malvinas.

El San Luis no era un super-submarino, ni tenía un super-tripulante. Sin embargo, aprovechándose de un comandante competente usando tácticas ordinarias, todavía manejaba correr círculos alrededor de una docena de fragatas antisubmarinas de una de las marinas más capaces del mundo, y fácilmente podría haber hundido varios buques de guerra si sus torpedos funcionaran como estaba previsto.

La Royal Navy, por su parte, gastó cientos de costosas municiones antisubmarinas y despachó 2.253 salidas de helicópteros persiguiendo falsos contactos, sin detectar el San Luis en ninguna de las ocasiones en que cerró dentro del alcance de tiro.

La verdadera guerra submarina ha sido, afortunadamente, extremadamente rara desde la Segunda Guerra Mundial. La experiencia de Malvinas sugiere que los submarinos diesel baratos podrían ser muy difíciles de contrarrestar incluso cuando se enfrentan a adversarios bien entrenados y bien equipados.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario